Ayer fue el día del Community Manager

Las cookies guardan el historial de su actividad en nuestra web, se usan para configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas o borradas en la presente ventana o a través de su navegador. Más información: “POLÍTICA DE COOKIES”.

aceptar

NOVEDADES

Ayer fue el día del Community Manager

Ayer fue el día del Community Manager

El día de ayer debía inventarse. Como esta nueva profesión, la de Community Manager.

Felicidades a todos esos locos que están detrás del teclado generando contenido, subiendo fotos, contestando preguntas y entreteniéndonos cada día. Y felicidades a mí...Sí, sí a mí, porque sin querer y sin saber empecé a llevar las redes sociales de Pequeña Moma hasta convertirme en la Community de la empresa.

Reconozco que no ha sido fácil. Es lo que se llama aprender de errores, de probar, de subir fotos que pensabas que iban a triunfar y solo tener el “me gusta” de tú marido. Y diréis ¿Pues si no es para tanto? Para mi lo es, y más si echo la vista atrás para ver la trayectoria de los perfiles de Pequeña Moma en este tiempo.

En el 2013 no había cursos para community así que, móvil en mano, hacía fotos de los productos que recibíamos (con las cámaras de los móviles de esa época que tienen más mérito) . Mi primera foto (a la que tengo especial cariño pese a lo mala que es) fueron unos zapatos.  Supongo que era una señal que no vimos en su día:

- ¡Ay Paloma, agárrate y pisa fuerte!

Y reconozcámoslo, la foto no vale nada. Esta llena de collages horribles y no puedo dejar de pensar ¡Vaya horterada!. Pero eran otros tiempos y yo aún estaba muy verde en este tema.         

El tiempo, la experiencia y la práctica nos dio la razón y hemos conseguido que cada día los estilimos sean las monos y las fotos sean más decentes.




En esto vosotros tenéis mucho que ver. Porque sois vosotros los que nos marcáis las tendencias más moma.

- ¡Paloma, a ver si subes el jersey de las estrellas que tanto me gusta para ver los colores!

- Paloma, ¿tenéis bolsos?

- ¿Cuándo subís fotos de la nueva colección?

- Palo, nenica, hace mucho que no subes fotos de ropa para Alvarito. ¡Anda, enseñame algo mono!

Y aquí me tenéis volviéndome loca de ilusión intentando sacar 42 horas al día para llegar a subir todos los estilismos que me pedís.

Ha habido agencias o personas que se han ofrecido a llevarnos las redes. Yo me resisto, porque creo que parte del encanto y del éxito de nuestros perfiles es que siga siendo una de nosotras la que pueda contaros en primera persona nuestra evolución. Para mi es importante el contacto directo con vosotros. Llamadme ingenua (porque loca ya lo estoy)

Y encima es algo que me gusta, me apasiona y me divierte

Me hace estar cerca de todos y cada uno de vosotros.

Hoy no puedo olvidar el primer día que me puse delante de las redes sociales de Pequeña Moma y pensé “¿Cómo narices se hace esto?” Y de repente llegó ella, Cristina, nuestra primera seguidora y clienta del mundo 2.0. Aún recuerdo la ilusión que me hizo, fue amor a primera vista. Yo era novata, y a ella se le veía muy suelta.

.- “Que no se te note Paloma”.

.- “Tú como si fueras una pro”.

Pero se notaba. Yo en el salón de mi casa a las 22:00 h. Agotada como cualquier madre a esa hora. Y de repente, Cristina de Muxamiel (miré hasta de donde era ¡claro!) me pidió precio de unos zapatos para sus niñas, a los pocos minutos me mandó el justificante de pago de… ¡¡ 5 pares!!.

 

No paraba de gritar y de saltar por el sofá de casa :

.- ¡Luis que he vendido! ¡Que he vendido! mientras Luis me miraba como quien mira a un unicornio y me decía “calla loca que vas a despertar a los niños”.

Cristina sigue siendo clienta habitual desde entonces y amiga. Veo como sus niñas se hacen cada día más grandes, y no sólo porque crecen sus tallas de zapatos y ropa de Moma sino porque siempre encuentra tiempo para enviarme fotos.

 

 

Y cuando lo hace, vuelvo al 2013, y pienso que el trabajo de community es duro (más de un día Lolo, mi perro, ha tenido que esperar para bajarlo a la calle o mis hijos me miraban con cara de muertos de hambre para que les hiciera la cena mientras terminaba de contestar algún privado) pero el contacto con cada uno de vosotros da sentido a Pequeña Moma.

 

Porque un community no sería nada sin sus seguidores y Cristina fue la primera, pero después vino Ana, y Yolanda, y Rocio, y Almudena con su pequeño Hugo que le gusta la raspa hasta para la mochila del cole.

 Ahora incluso me llaman para contar mi experiencia como comunity de Moma, la última vez fue delante de 60 personas y pensé que no iba a ser capaz, que vergüenza...


¡¡ Así qué ayer fue mi día !! Ayer fue el día de todos los que formáis parte de las redes sociales de Pequeña Moma, de todos los que os tomáis un minuto para regalarnos un Like, compartir nuestros diseños o escribirnos.  

¡Gracias por este día!

Bueno y ahora voy a bajar a Lolo que tiene la correa en la boca con cara de estar pensando: “Están locos estos humanos” Y debe tener razón.

 

 

 

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code