Ropa de (no) gala para asistir a comuniones

¡Ay, Mayo!, época de comuniones y desmayos (por las facturas del convite).

Pues sí, con el buen tiempo empiezan estas celebraciones a las que a unas personas les encanta acudir y a otras no tanto. Sea como sea, las comuniones (y bodas) se convierten en una especie de pasarela o entrega de premios importante, donde lucir vestidazo o conjuntazo.

¿Pero es obligatorio acudir a uno de estos eventos así? En Pequeña Moma pensamos que, en vez de esforzarte tanto poniéndote algo en lo que no te sientas cómoda, es mejor que uses la ropa que te gusta usar sin perder nunca tu esencia. Por eso hemos seleccionado unos looks según el tipo de invitada que vas a ser (o quieres ser) en ese evento ‘‘macrofamiliar’’.

Para elevarte a los cielos

Tú eres ‘‘la clásica’’. Para ti no existe un ‘‘arreglarse demasiado’’ porque nunca es demasiado. Te encanta la alfombra roja y lo demuestras en cada ocasión que se te pone por delante. ¡No iba a ser menos la comunión de tu primo/ sobrino/ nieto/ hijo/ primo del mejor amigo del hijo de tu primo segundo!

Si te sientes cómoda y feliz de gala, ¡adelante! En Pequeña Moma, aunque no contemos con ropa mujer estrictamente de fiesta, tenemos varias opciones para ti.

Este mono de estampado floral es primavera en sí mismo. Elegante como opción de día y con un florecitas muy cuquis que le restan seriedad al outfit. Combínalo con unas esparteñas para empezar a coger altura antes del vinito.

Con un tono más sobrio, este vestido cruzado largo. Bueno, en realidad es tono buganvilla, ¡pero nos habéis entendido!

Y finalmente, el vestido largo de picnic ideal. Los cuadros vichy nos transportan a una tarde de buen tiempo disfrutando del campo, ¡con toda la elegancia de un vestido largo!

Sensualidad discreta

¿Eres más de corto?, ¿te gusta llevar escotes de infarto? Lo entendemos, pero para evitar infartos de verdad, en este tipo de celebraciones se intenta ser un poco comedidas.

Este vestido raso de tirantes tiene mucho vuelo e irás comodísima. Insinúas figurilla, es corto y tiene el escote que estás buscando. El verde agua clarito resaltará tu piel si estás un poco bronceada, ¡palabrita!

Pero si quieres estar justo en un punto intermedio (contentarás a los más conservadores y tú también estarás feliz), puedes usar esta falda larga combinada con un top lencero

La tía guay

No eres la oveja negra de la familia pero tampoco el ojito derecho de mamá, ¡las cosas como son! Sin embargo, tus sobrinos te adoran porque te consideran guay, la tía que no es tan estirada como el resto de adultos, que no está detrás de ellos diciéndoles qué hacer y qué no hacer.

Pero eso no es nuevo, es tu forma de ser y así lo demuestras también a la hora de vestir. Todos de gala, ¿y tú? Con este outfit boho chic desenfadado y cómodo formado por una falda larga y un kimono con el mismo estampado.

¿La alternativa a la reina étnica? Pues un look color block, ¡evidentemente! Y en beige porque es el color de temporada y te encanta. Lleva estos pantalones anchos combinados con un top de tirantes del mismo color, ¡y a molar!

De diario a festivo, y viceversa

Eres una persona pragmática y lo de comprarte un modelito exclusivo para una celebración no es lo tuyo, ¿verdad?

Hazte con algo que puedas usar a diario pero que te quede tan bien que piensen que es un outfit ideado para la fiesta. Este vestido azul es el ejemplo perfecto de prenda camaleónica.

En el tablado, el amarillo da mala suerte, ¡pero no a ti! Y menos cuando el escenario es un evento familiar. Esta blusa mostaza te sacará del apuro y la podrás reutilizar para ir a la oficina o a hacer recados.

Esperamos que este artículo de Pequeña Moma te ayude a escoger el mejor outfit de (no) gala del evento al que vayas a asistir. ¿Guapas?, ¡siempre! 

Si quieres ver más alternativas puedes visitar nuestra web y seguirnos en redes sociales, ¡publicamos casi todos los días!

Producto agregado a la lista de deseos