Maleta para vacaciones: ¿cómo hacerla y qué llevarte de Pequeña Moma?






Ha llegado agosto y eso significa una cosa sí o sí…¡VACACIONES! Estamos todo el año trabajando y por fin han llegado el descanso que todos merecemos en la época estival. 

Las vacaciones son el momento perfecto para realizar un viaje y vivir una aventura en compañía o disfrutando el tiempo en solitario. Pero toda aventura tiene su traje perfecto. Ya sea por comodidad o por adecuación del estilo estético al lugar visitado, lo cierto es que es hora de pensar en qué te vas a llevar en la maleta y en cómo hacerlo. 

En Pequeña Moma estamos listos para las vacaciones, y, como compartir es vivir, hemos recopilado una serie de consejos para hacer tu maleta.

Lleva solo lo que te vayas a poner

Este consejo es tan simple y claro que es casi insultante ponerlo por escrito o decirlo en voz alta pero es que, a veces, nos pasamos de ‘‘preparad@s’’. Empezamos a meter en la maleta 3 camisetas de más <<por si acaso>>, un pantalón de chandal <<por si acaso>>, otro par de zapatillas <<por si acaso>>... y es que ese <<acaso>> nunca se llega a producir y has hecho recorrerse a tus prendas y objetos no usados, medio mundo.

El <<por si acaso>> significa más peso, menos espacio, más incomodidades a la hora de buscar en la maleta y no es, precisamente, ecofriendly (a más peso, más combustible utilizado). 

Piensa e informate del clima de destino

La ropa, a parte de para estar divina, sirve para protegerte de los agentes externos, principalmente del clima. No tiene sentido llevar ropa de abrigo si va a hacer mucho calor, ni llevar tirantes a un sitio bajo cero. Las prendas deben ser funcionales, y en segunda instancia, bonitas. Por suerte, en Pequeña Moma cumplen los dos requisitos.

Haz que menos sea más

Un mono o un vestido son prendas que sirven por sí mismas para vestirte. No necesitan de otras prendas para completar un conjunto. Intenta pensar en tus outfits usando este tipo de ropa y conseguirás que pocas piezas te valgan para todo el viaje. Ahorrarás espacio y, posiblemente, costes de facturación. 

Fíjate que bien irías con este mono color camel para un viaje a un paraje natural, o este vestido boho para visitar los barrios turísticos de un casco antiguo.

Prioriza la comodidad en el turismo

Todas las personas queremos salir monísimas en las fotografías de nuestras vacaciones, pero quizá unos tacones, un pantalón muy ajustado o un bolso muy voluminoso no sean los compañeros más ideales para pasarse horas descubriendo rinconcitos mágicos en nuestros viajes. Piensa en prendas ligeras que te den libertad de movimiento y sean aptas para llevar horas puestas. Esta blusa con cuello halter junto con estos pantalones amplios blancos forman un conjunto ligero, fresco, cómodo y muy resultón.

Todo en uno

Busca en todo tu equipaje una doble utilidad. Un gel que valga como champú, crema solar que sea apta para rostro y cuerpo, una toalla que también haga de mantel para un picnic, o un bañador que sirva como pantalones y vaya a juego con una camiseta molona.

Junta las cosas pequeñas en un gran paquete

Mantén todos los objetos, prendas y accesorios de pequeño tamaño juntos, formando un bulto más o menos voluminoso. ¿Por qué? Si guardamos los pequeños objetos separados en diferentes compartimentos de la maleta, tardaremos mucho en encontrarlos después porque tendremos que revisar cada rincón. Incluso puede ocurrir que pensemos que lo hemos perdido o nos lo hemos dejado en casa, y cuando volvamos de vacaciones y deshagamos la maleta, darnos cuenta de que esos pendientes que te pegaban con todo siempre estuvieron en el bolsillo derecho y no los has usado ni un día. ¡Demasiado frustrante! Si todo está recogido en un solo lugar, sabes que solo debes buscar en un sitio y será mucho más fácil dar con él.

Esperamos que los consejos que hemos preparado desde Pequeña Moma te sirvan para disfrutar de tus vacaciones aún más, ¡buen viaje!

Producto agregado a la lista de deseos