¿Cómo combinar vaqueros? Con prendas de Pequeña Moma

Hoy le toca el turno en nuestro blog al padre de los básicos imprescindibles de tu armario: el pantalón vaquero. Existen tantas formas de combinar esta prenda como tipos de vaqueros: Skinny, slim, regular, mom jeans, boyfriend, jegging, para salir de fiesta, para ir casual, para ir al campo, para estar cómoda... Pocas prendas pueden presumir de tener tantas variantes y ser tan versátiles. 

Ovaciones y admiración a un lado, toma nota porque vamos a ver cómo combinarlos.

Urbanita y campestre

Su capacidad de adaptación todoterreno lo han convertido en la prenda más clásica y universal de todo nuestro armario. Se adaptan a todas las siluetas, a todo los looks y, como no, a todas las épocas del año (incluido el otoño y el invierno). 

En Pequeña Moma creemos firmemente que las buenas combinaciones no deberían desaparecer nunca de nuestras vidas y, un año más, tenemos la suerte de que los jerseys mujer sigan paseándose por las pasarelas sin intención de irse. ¿Quieres conocer el caballo ganador de este invierno?

¡Con un jersey y un vaquero me recorro el mundo entero! Esta combinación te soluciona cualquier look aunque pueda parecer básico porque... ¡nada más lejos de la realidad! Olvídate del negro y deja volar tu imaginación para combinar todos los colores. 

Este Jersey de punto grueso en color camel tiene la versatilidad que buscas sin ser aburrido.

El kimono mujer, esa prenda que te enamoró en verano ahora goza de su propia versión otoñal. Exótico y capaz de elevar cualquier estilismo sencillo a la más alta moda.

Puede convertir una combinación de vaquero y camiseta básica en un estilismo de lo más boho y chic a la vez que abriga. Si todavía no tienes uno, hazte con un kimono guateado en un color básico como gris, caqui o camel. Para empezar te combinarán con todo y ya poco a poco irás ampliando tu colección.

Como decíamos al principio, existen muchísimos tipos de vaqueros diferentes que van de lo más informal a lo más arreglado pasando por todos los estilos y cortes intermedios.

Hay días en los que el estilo relajado se apodera de ti y te pones uno vaqueros tipo boyfriend anchos y cómodos. Esos días más hippies y todoterreno de la semana, complementa tu look con un bolso con la misma estética, como este bolso XL de camuflaje.

También puedes usarlo a la inversa, para quitar seriedad a un look y hacerlo más dinámico y divertido.

Aunque nos estamos explayando hablando de todos los pros de los vaqueros, también debemos hacer mención a un pequeño problemita… A veces, esta tela tan gruesa y dura, hace que la prenda no se termine de ajustar a la cintura de algunas personas. Si esos vaqueros que tanto te gustan no son elásticos, te puede venir muy bien este cinturón de serraje 100% piel que combina perfectamente con cualquier tono de vaquero, del más oscuro al más claro.

Adiós al frío

¿Crees que no se puede combinar un vaquero con un polar? Te equivocas. Parece que muchas veces el ir abrigado está reñido con ir arreglado, pero lo cierto es que no es así. Plántante con esta sudadera unisex con bandera de España en cualquier sitio que solo te mirarán por una cosa… ¡Porque querrán tenerla!

Para las soñadoras

Sabemos que te mueres ya por nuestros jerseys y sudaderas, pero también es verdad que, cuando aprieta el sol, el otoño aún nos permite llevar prendas más finas que también nos valen para el calentito interior de los locales. Camisas y blusas siempre son un acierto, pero aún más si optas por las de nueva temporada como las blusas de flores y las combinas correctamente. 

Estas dos prendas nos pueden dar muchísimo juego. Combina blusas para mujer y vaqueros con unos deportivos o botines para crear un look más cómodo, o bien, súbete a unos tacones y disfruta el glamour y la elegancia. 

El mismo juego que nos dan las blusas no lo pueden dar los kimonos si ponemos debajo alguna prenda básica como una camiseta blanca. 

¡Las opciones son infinitas! Ahora es tu turno de echarle creatividad y sacarles todo el partido a tus vaqueros. Nos vemos en el próximo post del blog.

Producto agregado a la lista de deseos